Nuevo artículo sobre técnicas de iluminación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuevo artículo sobre técnicas de iluminación

Mensaje  Fran Moreno el Mar Mar 12, 2013 5:12 am

En este foro me preguntaron una vez si no sería mejor para imitar la luz del sol en un Belén, buscar una lámpara cuya temperatura de color fuera de 5.500 º K (la misma que la del sol).
A esa pregunta contesté que no era necesario ya que con lámparas incandescentes corrientes o halógenas (2800 - 3000 º K), se podía imitar perfectamente. En ese momento no entre en una explicación a fondo del tema, pero creo que sería bueno explicarlo mejor para que entendáis qué lámparas se pueden usar en un Belén y cuales son mejores para imitar la luz del sol.
Las bombillas de que disponemos en el mercado para la iluminación de interiores y exteriores, tienen distintas características que las hacen mas o menos apropiadas para el fin que nos ocupa. Entre las características mas importantes para determinar su idoneidad para iluminar un Belén y poder imitar en el las distintas iluminaciones de día, atardecer, amanecer, noche, interiores etc, se encuentran la "Temperatura de color" y el "Rendimiento cromático", ésta última menos conocida por los profanos en el tema, pero muy importante a la hora de simular correctamente la luz del sol.

La temperatura de color, para que nos entendamos, es la tonalidad de la luz que emite la bombilla y se mide en grados Kelvin ( º K ). Se corresponde con la tonalidad de la luz que emite una barra de hierro calentada a esa temperatura, por eso se llama Temperatura de color.
El rendimiento cromático es la capacidad que tiene la fuente de luz artificial de reproducir todo el espectro de color que percibe el ojo humano, o dicho de otra forma la cantidad de colores que es capaz de captar el ojo humano en una escena iluminada con esa luz artificial.

Esta última característica de las fuentes de luz artificial, como he dicho antes, es muy importante a la hora de imitar la luz del sol en un Belén, mucho más que la temperatura de color (siempre que ésta última se encuentre entre ciertos límites), puesto que el ojo humano es capaz de adaptarse a distintas tonalidades de luz, pero no puede compensar el hecho de que una fuente de luz no emita todo el espectro de luz visible. Eso quiere decir que si una fuente de luz tiene una temperatura de color distinta de la del sol, el ojo humano (y el cerebro) la compensa haciendola parecer blanca, pero si esa fuente de luz no emite todo el espectro de luz visible (todos los colores) el ojo no puede captar lo que no hay y por tanto el aspecto visual de la escena iluminada quedará desvirtuado, con determinados colores atenuados o inexistentes y otros realzados.

Para determinar el rendimiento de color de una lámpara, se toma como referencia la luz directa del sol que es a la reproduce todo el espectro de colores que el ojo humano es capaz de captar. Por tanto el rendimiento de color de la luz del sol es 100 (100 % del espectro).

Aqui os pongo una tabla con las distintas lámparas que usamos habitualmente para iluminar nuestros espacios, tanto interiores como exteriores, indicando su temperatura de color y su rendimiento de color.



Algunos tipos de lámparas de la tabla anterior, no son recomendables para su uso en la iluminación de Belénes, dado que no son regulables, a menos que se quiera iluminar el Belén con una iluminación fija. Estas son las fluorescentes, tanto las SL como los tubos, las de vapor de Sodio y de Mercurio y las de descarga de halogenúros metálicos.
En caso de iluminar el Belén de forma fija, prodremos utilizar las de halogenuros metálicos que tienen un rendimiento cromático muy alto, pero no podremos usar tampoco en este caso las de vapor de Sodio y de Mercurio por su bajo rendimiento cromático y por su bajísima temperatura de color en el caso de las de Sodio (las de las farolas de color amarillo/anaranjado).

Como véis las mejores para iluminar el Belén son las incandescentes clásicas y las halógenas que tienen un rendimiento de color ideal, y los leds que tienen un rendimiento de color alto y se pueden encontrar con una temperatura de color muy similar a la del sol.
De todo lo anterior se deduce claramente porqué con lámparas incandescentes clásicas y con halógenas, se puede simular perfectamente la luz del sol, aunque no tengan una temperatura de color de 5.500 ºK. Al ser su rendimiento cromático igual que el de la luz del sol, al observar un Belén iluminado con ellas en un ambiente en el que no haya otras luces con las que comparar, nuestros ojos (y nuestro cerebro) se adaptarán perfectamente a su tonalidad amarillenta, haciendolas parecer blancas, y como su rendimiento cromático es el máximo posible (igual al de la luz del sol), nuestros ojos percibiran correctamente todos los colores del espectro lumínico, haciendonos parecer la escena muy realista.

Solo me queda por hacer un inciso al respecto de la luces led. Como véis en la tabla, el rendimiento cromático de estas luminarias es alto pero no en todos los modelos ya que puede oscilar entre 65 y 90. Rendimientos cromáticos por debajo de 80 introducen cierta distorsión en la percepción de los colores suficientemente perceptible como para que notemos que la luz es algo "rara" (aunque su temperatura de color se parezca a la del sol) restando realismo a nuestro Belén, por lo cual, si usamos leds en nuestro Belén para simular la luz del sol, debemos asegurarnos que tengan un rendimiento cromático por encima de 80-85, o bien elegir distintos modelos con distintas temperaturas de color y distintos rendimientos cromáticos de manera que, combinandolos, consigamos una luz mas "natural".

Fran Moreno

Cantidad de envíos : 44
Localización : Jerez de la frontera
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Ver perfil de usuario http://www.iluminacionbelenes.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.